II. Implicaciones hoy del límite salarial de mañana

limite salarial billetes

En el verano de 1996 los Chicago Bulls decidieron que era el momento de devolver a Michael Jordan una pizca de toda la gloria que este les había concedido, y la mejor manera que encontraron fue ofreciéndole un contrato que le depararía $30M esa misma temporada.

Previamente a la firma de ese gran contrato que sólo Kobe Bryant ha podido superar, Jordan se movía por cifras mucho más modestas, incluso podemos de tildar de ridículas, ¿el mejor jugador de la historias manejando contratos entre $3M-$4M durante cinco años?, ¡¡qué broma es esta!!

Seguramente mientras se leen las anteriores líneas de manera automática una palabra se dibuja en la mente de todos, la  palabra contexto. En aquella -maravillosa- década de los 90 la NBA no gozaba de la salud económica de hoy en día. El límite salarial se manejaba en torno a los $24M cifra que dista mucho de los $70M vigentes en esta temporada. Tampoco estaba acordada la figura del máximo salarial por lo que en efecto, Jordan ocupó por sí mismo más del límite salarial de sus Bulls una vez se hizo efectivo su mega contrato.

En la actualidad, se puede decir que de año en año los diferentes cambios se han ido asumiendo y normalizando puesto que nunca han sido demasiado bruscos. Cada mes de julio hemos esperado que finalizase la moratoria para conocer las nuevas figuras, y siendo incrementos tan ligeros no hubo ningún roto en los razonamientos que como aficionados seguíamos para juzgar -que es lo que hacen los buenos aficionados- los diferentes movimientos de despachos a lo largo y ancho de los States. Pero esa mecánica armoniosa ha desaparecido sepultada por billetes verdes, concretamente por 24.000 millones de dólares.

Esa mecánica armoniosa ha desaparecido sepultada por billetes verdes, concretamente por 24.000 millones de dólares

Ahí hay un antes y un después. Las normas establecidas que tan estáticas nos han parecido -y que en realidad no lo han sido- han saltado por los aires tras ese influjo de dinero que proporcionará el nuevo contrato televisivo que entrará en vigor la próxima temporada. El límite salarial para la próxima campaña se disparará desde los $70M actuales hasta unos $90M para solo un año más tarde situarse por encima de la barrera de los $110M [cifras difundidas por Grantland, RIP]

Evolucion del limite salarial

Figura 1. Evolución del límite salarial

Sí, de $70M actuales a $110M en dos temporadas, $40M más. Echando la vista atrás, si a los $70M le restamos esa cifra de $40M nos situamos en $30M. ¿Verdad que era ridículo comparar los contratos actuales con los de los 90s? Pues igual pasa juzgando contratos que se activarán el próximo curso o que estarán vigentes en los próximos 3-4 años bajo la óptica de estos últimos años. Estaremos entrando en una dimensión desconocida en la que  nada  será igual y en la que la única aproximación que podemos realizar será en bases porcentuales, que simplificando mucho, es la norma que se sigue para calcular los contratos máximos. Para explicar este punto nada mejor que ejemplos reales. Primero las cifras, luego el equivalente, por fin las conclusiones.

Cojamos como ejemplo el contrato máximo que ha firmado este mismo verano Kawhi Leonard y la extensión de contrato que ha acordado Damian Lillard y  se hará efectiva la próxima temporada. Ambos son jugadores de la misma experiencia (existen tres tramos de experiencia que desbloquean diferentes máximos) y en resumidas cuentas el primer año se embolsarán el 23.5% del límite salarial (de forma teórica es 25%, de forma práctica se aproxima más a esta figura) que esté vigente en el momento que se activen sus contratos. Es decir, el de Leonard tiene como base los $70M de hoy, el de Lillard (aún tiene opción de activar la cláusula Rose si acaba el año como All NBA) tendrá los proyectados $90M del que viene.

limite salarial Maximos

Tablas 1  y 2. Contratos máximos según límite salarial (cifras propias)

La diferencia es abismal, casi alcanzando un desfase $5M  en el primer año, llegando hasta los $27M durante la vida útil del contrato. Por consiguiente, desde la óptica de las franquicias, los Spurs por el simple hecho de que Leonard ingresase un año antes en la liga les abre mayor flexibilidad ya que ambos equipos estarán bajo el mismo límite salarial el próximo año, ambos habrán dado el máximo vigente a su jugador franquicia (sí, es lo que es Leonard) y en cambio a los Spurs les sale mucho más barato.

Los Spurs por el simple hecho de que Leonard ingresase un año antes en la liga les abre mayor flexibilidad

Bajo este mismo razonamiento es fácil darse cuenta de que las franquicias han pisado el acelerador este verano por el simple hecho de que con la subida que habrá han considerado este verano como uno de ‘rebajas’. Momento de más ejemplos; DeMarre Carroll acordó $60M (en 4 años) con los Raptors que en otra situación no hubiesen podido concederle, $70M (en 5 años) la cifra a la que llegaron los Bucks por retener a Khris Middleton, u otra cifra controvertida como los $82M que los Cavs terminaron extendiendo a Tristan Thompson. Todos ellos con la llegada del dinero puesto por la televisión lucirán mucho mejor, de hecho, tal y como se vio en el caso de los máximos de Leonard y Lillard podría extraerse la aplicación de un factor de 0.78 para adecuar esos contratos a nuestros baremos arrastrados durante tanto tiempo quedando cifras más ‘realistas’ a las que podrían esperarse de inicio, $46.8M, $54.6M y $63.9M respectivamente.

¿Siguen pareciendo altos? Vayamos un paso más allá, concretamente un año más. Ahí el factor no será ya de 0.78 sino que rebajamos hasta el 0.63 quedando los contratos ejemplificados de Carroll, Middleton y Thompson en $38.2M, $44.5M y $51.66M. Contratos muy asumibles por franquicias en crecimiento que han decidido adelantarse a los acontecimientos sobrepagando el primer año, pero compensando en el medio plazo.

Desglosando por años y el porcentaje del límite salarial que ocuparán en los tres próximos años se obtienen las siguientes tablas:

limite salarial A futuro

Tablas 3 y 4. Desglose de contrato por años (cifras de Basketball Insiders)

Ya nada es tan rocambolesco recordando que el máximo para estos jugadores según su experiencia se situaba en torno al 23.5% del límite, sino que simplemente con el contexto adecuado puede llegar a entenderse el razonamiento de las diferentes franquicias a la hora de entender por qué han hecho ese uso intensivo de sus activos este verano. No es una locura, sino que simplemente se adelantaron a lo que sucederá con el límite salarial. Conocida toda esta letra pequeña, llega la hora de juzgar los nuevos contratos. Pueden seguir pareciendo buenos o malos, pero no parecen en ningún caso locuras, de hecho, retorciendo de nuevo las cifras, para dentro de dos temporadas el “súper contrato” de Thompson sería el equivalente a algo menos de $10.5M y la pregunta pasa a ser, ¿de verdad los Cavs debieron dejarle escapar? Por supuesto que no. El contexto nos dio la luz necesaria para juzgar.

el “súper contrato” de Thompson sería el equivalente a algo menos de $10.5M

Aún así, hay riesgos, sobre todo uno llamado lockout que puede hacer saltar por los aires a toda la normativa vigente, pero mientras se confirma o no, algunas franquicias tomaron la iniciativa, y se puede entender el por qué.