III. Los primeros Celtics: Un legado al deporte y la igualdad

original celtics poster

Cuando hablamos de los Celtics, lo primero que se nos viene a la cabeza son cosas como diecisiete títulos, Bob Cousy, Bill Russell, John Havlicek, Larry Bird, Paul Pierce o Red Auerbach, lo cual es perfectamente normal, ya que los Boston Celtics son una franquicia que goza de una amplia historia en la NBA que se remonta al primer año de la liga, y además cuenta con una historia tremendamente exitosa, que junto a los Lakers, se alza muy por encima de la historia de cualquier otra franquicia (en términos de éxito). Salvo por un período negro en los 90, en buena parte debido a las tragedias de Reggie Lewis y Len Bias, los Celtics han, por lo menos, hecho un acto de presencia en cada década de la liga, ganando títulos en los 50, los 60 (donde dominaron como posiblemente ninguna franquicia vuelva a hacer en una década), los 70, los 80 y en la primera década del siglo XXI. Sin embargo, hoy vamos a hacer algo de énfasis a períodos anteriores a la NBA que ayudaron muchísimo a forjar el baloncesto profesional en Estados Unidos (y por consiguiente, en el mundo) y de paso momentos que ayudaron a derrumbar barreras étnicas que se erigían con mucha fuerza en Estados Unidos posterior a la Primera Guerra Mundial. Hoy vamos a hablar de los Original Celtics, los Celtics originales que existieron varios años antes de que Red Auerbach llegase a pisar Boston, o incluso que Walter A. Brown decidiese formar un equipo de baloncesto profesional en Massachusetts.

El baloncesto no tardó mucho en propagarse después de que James Naismith inventase el deporte en 1891. Para 1898 ya se había creado la primera “major league” (era una liga mayor sólo en el sentido de que atraía a los mejores jugadores) de baloncesto llamada National League, la cual tenía equipos de New Jersey, Delaware y el sudeste de Pennsylvania. Desde entonces hasta finales de la Primera Guerra Mundial, en 1918, se llegaron a formar hasta 12 ligas mayores de baloncesto, las cuales, en general, tendían a sufrir de bastante inestabilidad, y normalmente se disipaban a los pocos años (además que todas las que llegaron a la guerra entre 1914 y 1918, sufrieron algún período de suspensión). Una de ellas fue la New York State League, una liga que nació en Octubre de 1911 con seis equipos (Troy, Catskill, Cohoes, Hudson, Schenectady y Gloversville), y que abarcaba básicamente todo el Estado de New York. La liga continuó normalmente con seis equipos, aunque estos iban cambiando, y en 1914 se unieron los  New York Celtics, un equipo fundado en un campamento de viviendas irlandesas en el lado oeste de Manhattan, en el distrito de Chelsea, con puros jugadores de raíces irlandesas, incluyendo a Pete Barry, un jugador de gran talento que sería parte de estos Celtics hasta 1936. El nombre “Celtics” y el conjunto de raíces irlandesas generaron un atractivo para la comunidad irlandesa del país, y por ende, dio algo de popularidad al equipo, ayudando un poco a que crezca el deporte, aunque estaba aun lejos de ser progreso suficiente.

Antes de la guerra, el baloncesto aun estaba lejos de deportes como el football americano o el baseball, aunque crecía poco a poco ya que se requería de bastante menos dinero para poder jugarlo, pero no fue hasta después de la guerra cuando el deporte empezó a tener un enorme crecimiento que acompañó al crecimiento económico del país, y para estos Celtics, el momento clave se dio en 1917, cuando el encargado de los New York Celtics, Frank McCormack se enlistó al ejercito de los Estados Unidos, y los hermanos James y Thomas Furey se hicieron cargo del equipo (principalmente James, que era mejor conocido como Jim), renombrándolo “The Original Celtics” debido a que McCormack se rehusaba a venderles los derechos del nombre. Los hermanos Furey se quedaron con Pete Barry y Johnny Whitty, y contrataron a varios jugadores de manera aparte. Durante ese tiempo, el éxito de los Celtics comenzó a aumentar, con Barry y Whitty siendo invitados a un All-Star de Nueva York. Los hermanos Furey continuaron firmando jugadores de renombre cada vez que podían, aumentando rápidamente el nivel del equipo.

original celtics

Durante estos años, Estados Unidos estaba recibiendo enormes cantidades de inmigrantes, entre los cuales se encontraban alemanes judíos y católicos, irlandeses y judíos rusos y polacos, entre otros. Debido a la Primera Guerra Mundial, existía una fuerte mentalidad anti-alemanes en Estados Unidos por parte de casi todos excepto los judíos rusos y polacos, que, al contrario, eran pro-alemanes, principalmente por compartir una enemistad con Rusia. Existía una fuerte guerra por el poder de la iglesia católica entre los católicos alemanes e irlandeses, un descontento entre los mismos alemanes de de distinta religión y en general muchas disputas creadas por este fuerte conjunto de religiones y países que se estaba formando en Estados Unidos. Los Celtics, contra todo pronóstico, armaron un equipo que, en lugar de buscar todo el apoyo irlandés, decidieron romper barreras y firmar jugadores de todas las procedencias, manteniendo a los irlandeses Barry y Whitty, firmaron a Henry “Dutch” Dehnert y Johnny Beckman (quien era conocido como “El Babe Ruth del baloncesto”) de origen alemán y eventualmente a Joe Lapchick, que tenía raíces checas y Nat Holman, que era un representante judío. Gracias a un enorme éxito del equipo, y quizás esta extraña combinación donde el equipo tenía un nombre anexado a la comunidad irlandesa pero que, sin embargo, sus mayores estrellas eran alemanas (Dehnert y Beckman), los Celtics comenzaron a recibir muchísimo apoyo por todas partes, y con este equipo se comenzó a formar una especie de tregua entre los distintos grupos. Además de eso, ser parte de este conjunto se convertía en una especie de reconocimiento por parte de los jugadores. De hecho, en 1974, Nat Holman decía en una carta:

Durante mi carrera como jugador profesional de baloncesto, especialmente cuando era el único jugador judío de los Celtics, estaba muy consciente de los judíos que me seguían y apoyaban en un número de ciudades del circuito. Si bien es cierto que siempre que jugaba lo hacía dándolo todo, me esforzaba incluso más cuando sabía que la comunidad judía estaba apoyándome.

A través del deporte, los distintos grupos querían una aceptación general en el país sin dejar de lado sus creencias. Los distintos grupos étnicos querían “americanizarse” sin perder sus valores tradicionales. Y ningún deporte, ningún equipo, consiguió esto de la manera que los Celtics lo estaban haciendo.

Los medios, aunque muchas veces con información un tanto errada, intentaron y consiguieron ayudar a crear una mentalidad abierta hacia distintos grupos étnicos. Los jugadores constantemente recibían motes en relación a grupos étnicos, y lo interesante es que muchas veces estaban errados. Chris Leonard era comúnmente llamado “Irish” (irlandés), Lapchick era llamado “Tall Pole” (el polaco alto) cuando era checo, Dutch Dehnert era llamado Dutchman (holandés) debido a su sobrenombre “Dutch” (que en este caso, realmente provenía de la palabra “Deustch”, que significa alemán). Sin embargo, todas estas distinciones no tenían una intención de separar los grupos étnicos, sino que al contrario, lo que hacían era recalcar como se estaban juntando todos en este equipo de los Celtics, el cual además estaba mostrando un talento impresionante y dominando las pistas de baloncesto.

Ser capaz de vivir del baloncesto, al igual que ahora, requería de un esfuerzo enorme por parte de los jugadores, y aun con el esfuerzo, no era algo que todos conseguían. No era más fácil que hoy en día, y además el retorno era mucho peor, ya que ahora una superestrella NBA figura entre las personas más millonarias del mundo, mientras que el jugador de baloncesto ganaba cantidades mucho más moderadas y se veía forzado a jugar muchísimo más. De hecho, la posibilidad de poder vivir del baloncesto comenzó a abrirse en los años 10, cuando comenzaron a juntarse algunos factores de gran importancia como lo era disminución del analfabetismo, dando lugar a un incremento en la importancia de los periódicos, los cuales a su vez comenzaron a dar más importancia a los deportes, que pasaron de tener muchas veces secciones muy pequeñas, a tener páginas dedicadas a ellos. También fue de extrema importancia el desarrollo del sistema ferroviario en Estados Unidos. Gracias a un enorme incremento en líneas de trenes, la implementación de tranvías y el desarrollo del metro de Nueva York, los jugadores eran capaces de moverse rápidamente de un lugar a otro, y todos los jugadores de buen nivel jugaban en varios equipos y ligas, viajando constantemente de un sitio a otro y jugando partidos prácticamente todos los días. En un solo año, un jugador podía llegar a jugar más del doble de partidos que un jugador NBA juega actualmente contando Playoffs, y todo esto bajo el riesgo que se les pagaba partido a partido, y por ende, una lesión significaba que no había pago. Nat Holman hablo un poco con respecto a ésto una vez:

Era una práctica común que todos los jugadores profesionales sobresalientes llevasen en su equipaje un itinerario de trenes para saber a qué hora salía el último tren, cuáles eran las mejores conexiones que podía tomar para volver a casa. No era inusual para un jugador jugar en la Pennsylvania State League todos los martes y jueves, y en la Eastern League los lunes y miércoles, después rellenando el resto de las noches como pudiese. Un buen jugador podía conseguir ser contratado por unos $10 o $15 USD por partido; un tío sobresaliente podía llegar a conseguir hasta $35. Los viajes se hacían principalmente por tren.

Por poner esto un poco en contexto, este fue el itinerario de Leonard en una semana de febrero de 1921, un itinerario que era absolutamente normal tanto para Leonard como para cualquier otro jugador destacado:

  • Sábado, Febrero 19 – Nanticoke at Pittston
  • Domingo, Febrero 20 – Prospect Big Five, Brooklyn
  • Lunes, Febrero 21 – Germantown at Coatesville
  • Martes, Febrero 22 – Pittston at Wilkes Barre
  • Miércoles, Febrero 23 – Coatesville at Camden
  • Jueves, Febrero 24 – Whirlwind Contest
  • Sábado, Febrero 26 – Scranton at Pittston
  • Domingo, Febrero 27 – Prospect Big Five at Home

Este ajustado calendario, por supuesto, incluía muchos viajes nocturnos, y en la práctica, el jugador se pasaba casi todo el tiempo entre viajes, partidos y entrenamientos.

Gracias al boom económico que tuvo Estados Unidos debido a la Primera Guerra Mundial, la posibilidad de vivir del baloncesto se hacía cada vez más factible para los jugadores profesionales, por supuesto, debido a que había más dinero en el país, y costear todos esos viajes se volvía algo mucho más factible.

Los dueños de los equipos se encontraban en una situación financiera sólida, y aunque para finales de la guerra las ligas estaban funcionando, preveían problemas a futuro si seguían subiendo los salarios de los jugadores. Además de ello, los dueños valoraban la estabilidad y lealtad, por lo que no estaban muy contentos con esto de que los jugadores jugasen en múltiples sitios (sistema que, al final, ellos mismos sostenían, dado que eran ellos quienes pagaban a los jugadores por jugar), y debido a ello, se formaron unas reglas que impedían que los jugadores jugasen en múltiples equipos, y además limitaban los partidos que podían organizar los equipos. Todo esto fue una falla total, dado que los jugadores constantemente iban en contra de dichas normas, e incluso los equipos fallaban en cumplirlas, dado que al final lo que más hacían era limitar las posibilidades (e ingresos) de todos.

Fue aquí donde los Celtics hicieron una movida que hizo temblar a todo el mundo del baloncesto, que no sólo desarmó equipos sino que además disminuyó considerablemente el número de ligas en vigor. Jim Furey, valorando justamente la lealtad de sus jugadores y buscando la exclusividad de ellos, comenzó a ofrecer contratos que eran absolutamente desorbitados en aquel entonces. En aquellas épocas no existía un límite salarial, pero el salto de los salarios provocado por aquellos Celtics era muchísimo mayor incluso que los que estamos viendo estos años con los incrementos del límite salarial. Los Celtics se pusieron a ofrecer contratos que llegaban a superar los $10.000 con tal de que los jugadores se volviesen exclusivos de los Celtics. Además de conseguir dicha lealtad, los Celtics se estaban asegurando a todos los mejores jugadores del país. Era algo así como que en el 2002 alguien se hubiese asegurado a Shaquille O’Neal, Tim Duncan, Kevin Garnett, Dirk Nowitzki, Tracy McGrady, Paul Pierce, Kobe Bryant, Allen Iverson, Jason Kidd y Gary Payton.

Con este impresionante equipo armado, que además, como se relató antes, gozaba de gran popularidad gracias a la enorme diversidad étnica entre los jugadores, el baloncesto comenzó a crecer muchísimo en Estados Unidos. Nuevamente, volviendo al desarrollo del sistema ferroviario, no sólo los jugadores podían desplazarse para jugar, sino que también la gente se podía desplazar para ir a ver partidos, y poco a poco, ver a estos Celtics se había convertido en uno de los grandes espectáculos americanos. El equipo conseguía más de 4.000 espectadores cada noche, y a veces incluso superaban los 5.000.

Original Celtics entrada

Es importante destacar que por estas épocas, considerando que no había llegado a pasar tanto tiempo desde que Naismith había inventado el deporte, el baloncesto no estaba nada estandarizado. Es decir, las reglas podían variar bastante según en qué liga se jugase. El baloncesto era muy distinto en aquel entonces, las canchas solían estar encerradas en jaulas de alambres o una red de pescar que servían el propósito de mantener el balón siempre en juego (el balón nunca podía estar “fuera”), además de mantener controlados a los aficionados de no entrar al campo, algunas canastas directamente no tenían un tablero, lo cual evidentemente hacía mucho más complicado encestar, el campo no tenía una división a la mitad (por ende, no existía el campo atrás o la regla de 10 segundos), además de, por supuesto, no haber línea de triples o reloj de 24 segundos. Los balones eran más pesados y grandes, haciendo el control de éstos mediante dribleo mucho más complicado y el juego era muchísimo más físico, al punto de que no era tan rara la ocurrencia de que un jugador acabase inconsciente en el piso. Era prácticamente otro deporte, y los Celtics eran unos maestros del movimiento de balón, además de enorgullecerse de jugar una defensa impenetrable. Jugaban casi sin driblear, y con Dutch Dehnert fueron realmente los primeros en crear el juego de pívot, y fueron específicamente buenos utilizando el “give-and-go” a unos niveles que convertían la jugada en un movimiento prácticamente imparable.

Balón cuando jugaban los Original CelticsOriginal Celtics estadio

Dado el gran nivel del equipo, y dando el máximo provecho al nuevo sistema ferroviario, los Celtics se convirtieron prácticamente en un equipo de tours, viajando a distintos lugares y jugando en distintas ligas, buscando a los mejores rivales posibles, y siempre dominando, casi sin descanso. En la temporada 1922-1923 jugaron más de 200 partidos, en los cuales terminaron con un impresionante récord de 193-11-1 (en aquella época se podía empatar, no existía el tiempo extra), con equipos incluso rehusándose a jugar contra ellos.

En 1925, con la aparición de la ABL (American Basketball League), el baloncesto por primera vez se vio más estandarizado. Este era realmente el primer intento de crear una major league de baloncesto profesional. En su fundación participaron varios dueños de la NFL, y fue organizado principalmente por Joseph Carr, el presidente, por aquel entonces, de la NFL.

Por esas mismas épocas, en los peores barrios de Nueva York, el quizás mejor equipo de la historia se estaba formando. Sobra decir que en los años 20, el tema del racismo era extremadamente fuerte en Nueva York, e incluso en el baloncesto, donde distintos grupos étnicos se habían acercado muchísimo, la gente de raza negra no parecía tener lugar. Sin embargo, estos Rens se fundaron, y desde el primer momento en que consiguieron jugar contra un equipo de jugadores blancos, los dominaron completamente; excepto a los Celtics, quienes no serían vencidos por los Rens hasta 1925. Los Celtics, a diferencia de otros equipos, lo que encontraron en los Rens fue un increíble rival, y les dio igual el tema de la raza. De hecho, cuando se formó la ABL, que evidentemente era donde se supone que se iba a reunir el mejor baloncesto del mundo, los Celtics se negaron a entrar en 1925, y esto fue a modo de protesta debido a que la liga le había denegado el acceso a los Rens, que para 1925 era claramente el mejor equipo de Estados Unidos junto a los Celtics. Esto fue un momento importantísimo para la evolución de Estados Unidos, ya que con los Rens llegaban por fin los afroamericanos al deporte donde claramente predominan a día de hoy. Y además los Celtics se convertían reamente en los primeros en romper una enorme barrera. Eran un equipo que sentía un legítimo respeto hacia ese equipo. Algo absolutamente impensable en aquella época hacia lo afroamericanos (pero extenderse más de los Rens daría para otro artículo diferente). Los duelos entre los Celtics y los Rens le darían al baloncesto una popularidad sin precedentes, siempre atrayendo entre 10.000 y 15.000 personas.

original celtics noticia

La ABL sabía que los Celtics eran con gran diferencia el mejor equipo del país, además del más popular, y no tenerles en la liga representaba un gran daño para ellos, por lo que básicamente forzaron a Furey a entrar a la liga. Para ello, prohibieron a todos los equipos de la liga a jugar contra los Celtics, lo cual ponía al equipo en una situación de no poder jugar contra los mejores (además de los Rens), y por ende, dejar de atraer las grandes multitudes que atraían. Finalmente, el equipo accedió a unirse a la liga, y lo hicieron ganando 32 de los 37 partidos que jugaron, alzándose con el campeonato como representantes de la ciudad de Brooklyn. En 1928, los Celtics terminarían con un récord de 40-9 y nuevamente ganarían el campeonato, esta vez como los New York Celtics (irónicamente, el nombre que no habían podido conseguir años antes en la New York State League). Por estos años, los Celtics tuvieron el problema de que su principal dueño, Jim Furey, había sido  mandado preso por malversación de fondos, lo cual le mantuvo en prisión durante tres años.

Los Celtics continuaron dominando sin su dueño, pero la liga aprovechó la ausencia de éste, y para 1929, los Celtics eran tan dominantes que afectaba de manera negativa (o eso creían, por lo menos). Se empezaban a escuchar gritos de “Break up the Celtics!” (¡Deshagan a los Celtics!), cosa que la liga consiguió cumplir, y los Celtics fueron deshechos, con todos sus grandes jugadores siendo dispersados a distintas partes de la liga, principalmente a Cleveland, quienes eventualmente ganaron el título ese año. La ABL duraría poco más, dado que en Octubre de 1929, la gran situación económica que había gozado Estados Unidos después de la guerra se caería completamente con la caída de la bolsa en la famosa Gran Depresión de 1929, la cual terminaría de romper la ABL en 1931.

Después de eso, el baloncesto se revirtió a la época de varias ligas sin mayor orden (aunque se mantuvo el juego más estandarizado), y los Original Celtics volvieron a reagruparse. No llegaron a conseguir el mismo nivel de éxito de los años 20, pero seguían siendo un gran equipo, y nuevamente el mayor espectáculo del baloncesto eran los partidos entre Rens y Celtics, aunque ahora el equipo superior eran los Rens, quienes se habían mantenido juntos y habían mejorado muchísimo (aprendiendo mucho del juego de los Celtics, por cierto). Pero aun así, los Celtics eran el único equipo que daba verdadera guerra. En la temporada de 1932-1933, lo Rens ganaron 120 partidos, incluyendo 88 seguidos en un período de 86 días (si, más partidos que días), y sufrieron apenas 8 derrotas, de las cuales 6 fueron en contra de los Celtics (aunque los Rens les ganaron a ellos 8 veces). Sin embargo, los Celtics comenzarían a desaparecer poco a poco del mapa.

En 1937, con la ABL nuevamente en funcionamiento (la liga volvió a funcionar en 1934 después de dos años sin actividades), los Celtics volvieron a entrar, esta vez patrocinados por la famosa cantante Kate Smith, pero nunca llegaron a conseguir el éxito de antes, y el equipo acabó deshaciéndose para siempre en 1939.

Después no sería hasta el  6 de Junio de 1946 que no volveríamos a ver el nombre “Celtics”  asociado al baloncesto, cuando once hombres que eran dueños de equipos de Hockey y/o eran dueños de grandes estadios se reunieron para volver a intentar formar una liga mayor de baloncesto, la cual querían para buscar una actividad en el período en que no funcionaba la liga de Hockey y estaría basada en el baloncesto universitario, pero con algunos cambios como alargar los partidos de 40 a 48 minutos. Esa liga se llamaría Basketball Association of America (BAA), la cual pasaría a llamarse National Baketball Association (NBA) tres años más tardes. En esta liga, Walter A. Brown, dueño del Boston Garden, fundaría a los Boston Celtics, equipo que mantendría mejor que nunca el legado del nombre Celtic, siendo actualmente el mayor campeón de la NBA (es importante si destacar que los Original Celtics y los Boston Celtics son equipos totalmente diferentes).

En 1959, los Original Celtics pasarían oficialmente a la posteridad al ser inducidos al Basketball Hall of Fame como el equipo más dominante de los años 20, y posiblemente el segundo equipo más dominante de la historia (por detrás de los Rens), además de sus contribuciones tanto para el desarrollo del deporte como para unir a los distintos grupos étnicos de Estados Unidos.

Bibliografía:

  • Connie Kirchnberg (2007). Hoop Lore: A History of the National Basketball Association. Estados Unidos.
  • Mike Cronin, David Mayal (2005). Sporting Nationalism: Identity, Ethnicity, Immigration and Assimilation (Sports in the Global Society). Estados Unidos.
  • Robert W. Peterson (2002). Cages to Jumpshots: Pro Basketball’s Early Years. Estados Unidos.
  • John Grasso (2010). Historical Dictionary of Basketball. Estados Unidos.
  • Murry Nelson (1999). The Originals: New York Celtics Invent Modern Basketball. Estados Unidos